¿Hemos perdido la capacidad de sorprendernos?

Creo que la primera vez que me “hypee”, sin conocer la palabra, fue cuando vi un video que regalaban en Hobby Consolas llamado “Deja de pensar como serán los juegos del futuro” donde, curiosamente, aparecía el actor Jose Luis Gil (Enrique Pastor en “La que se avecina”). El video fue el siguiente:

Este video promocional me voló la cabeza, hasta ese momento, aun sabiendo de la superioridad técnica de Super Nintendo, era un usuario convencido de Megadrive, pero en el inicio de la generación de los 32 bits los gráficos nextgen eran pixelados, en algunos casos planos y carentes de personalidad, las 3D eran el futuro pero todavía no el presente… de acuerdo los zooms y las rotaciones eran impresionantes pero en lo artístico aun faltaba algo.

Ver como una máquina que parecía haberlo dado todo todavía podía subir un escalón más me enseñó que la capacidad de crear de los desarrolladores de videojuegos es lo que realmente mejora con el paso del tiempo independientemente de las mejoras técnicas de la plataforma donde se ejecuten.

Quería la super pero no tenia dinero, así que hice lo que todo chaval de Alicante hubiera hecho, embolsé la megadrive y los juegos que tenia y me dirigí a Start Games para que me la valoraran y poder cambiarla por esa todopoderosa Super Nintendo, tras unas semanas de espera para que les entrará una consola cambié la Megadrive con el MK3, Ecco 2 y Dragon Ball Z por una Super Nintendo con el Super Mario World y Street Fighter 2 Turbo. A esos juegos siguieron los títulos que aparecían en el video pero además Secret of Mana, Weapon Lord, y un largo etcetera pero sin duda un título que nada más arrancar me volvió loco fue Terranigma de Enix, esas nubes doradas flotando por la aldea de Crysta, la recreación del pueblo, la banda sonora… nunca había visto nada así.

Sin duda alguna, si los desarrolladores de videojuegos mejoran con el tiempo creando obras más complejas y ricas, nosotros, gamers, como consumidores de su arte exigimos más calidad… nos atrevemos a colocar su listón cada vez más alto pero la realidad es que cada escalón requiere mas esfuerzo que el anterior, sin embargo, al consumidor no le cuesta absorber lo que una obra ofrece.

Y esto nos lleva a lo que vino después de la Super Nintendo en mi pasado videojueguil, pues varios años después por mis manos pasó la PSX, en 1998 las 2D prácticamente eran una anecdota del pasado olvidado, nos habíamos acostumbrado a los pixelacos cuando nos acercábamos a un muro y al popping… pero los desarrolladores ya se habían acostumbrado a producir obras en 3D, lo habían asimilado, y de eso dejaron constancia Final Fantasy 7, 8 y 9 (no he visto juego que fusione mejor la paleta de colores 2D con la de colores 3D en PSX), Resindet Evil 3, Metal Gear Solid, … pero sin duda Gran Turismo.

Lo primero que me llamó la atención de Gran Turisimo fue que no era capaz de apreciar los enormes píxeles de las texturas que estaban presentes en los demás juegos (obviando los claramente insalvables), jugaban con las distancias a las superficies, con las cámaras… pero que alguien me diga en esa foto donde ve uno. Después de ver ese juego supe porque PSX era la reina, porque Nintendo 64 no se le iba ni a acercar y porque se merendó a Saturn, Sony fue capaz de formar un grupo de desarrolladores que eran capaz de sorprendernos, nos ofrecían juegos con mejoras gráficas (que no estrictamente tecnológicas), más grandes y con más posibilidades, obviamente esto hubiera sido imposible si no hubieran subido los escalones anteriores.

Pero lo cierto es que los primeros pasos son los más costosos, una vez tenemos cierta soltura avanzamos algo más rápido pero cuando llegamos a cierto nivel de excelencia la mejora parece ir más lenta, constante, pero lenta, pero nosotros como consumidores solo exigimos más, nos hemos acostumbrado a este escalón… queremos ver el siguiente.

Entonces, sin darnos cuenta, entramos en el baile de las especificaciones, de los números, si los 16 bits molaron, si los 32 bits nos hicieron flipar… ahora os damos 128 bits para muráis de amor por los videojuegos, más memoria, más resolución… mas de todo, la norma es como mínimo doblar lo anterior. Cada vez desarrolladores con más herramientas, proyectos más grandes con mas requerimientos de personal, mundos más ricos en detalles, gráficos de infarto… escalones que cada vez son más duros de subir pues se innova (o por lo menos se intenta) en aspectos jugables, en materia de gráficos se doblan los polígonos… hasta que llega un momento en el que ya no se habla de ellos aunque sigan presentes. Y un día comienzas a hablar con un amigo de esos días de vicio del pasado y te das cuenta que se ha avanzado un montón desde tu primera consola (la mia fue una Game Boy en 91) y que el futuro es esperanzador… aunque ya no empiezas un juego esperando a flipar como lo hacías antes, arrancas un juego y como mínimo debe ser mejor que el anterior, te das cuenta que vas a 200 km/h por la autopista del “quiero más y más” y no te paras a apreciar esas sutiles (o no tan sutiles) diferencias con el anterior juego de ese mismo género que jugaste hace un tiempo.

Por eso… ¿hemos perdido la capacidad de sorprendernos?

 

2 comments for “¿Hemos perdido la capacidad de sorprendernos?

  1. 9 marzo, 2017 at 13:05

    Habría que ver si el hecho de sorprendernos menos va implicito en la edad. No obstante, una de las razones que, considero, influyen también en el tema que tratas, es la ingente cantidad de obras que hay. Cosa un poco comparable a los tiempos del boom de la pirateria, tanto juego que al final no se juega a nada. La verdad es que, desde que tengo tan poco tiempo libre, he empezado a valorar los juegos de otra forma. Presto atención sólo a lo que realmente me interesa. No compro porque sí, aparto el Hype, analizo el producto y considero si vale la pena. Un caso actual es Horizon Zero Dawn. Podría ir a la tienda el día de salida y comprarlo, pero pienso, ¿Me gusta la temática o sólo me hypea la novedad y los gráficos? ¿Podré dedicarle tiempo? ¿Que tengo pendiente y en posesión? Tras preguntas como estas, la mayoría de juegos se desinflan frente a mis ojos. Es entonces cuando sigo jugando a witcher 3, jajajajajajaja.

    De todas formas, yo aún me sorprendo como cuando era peque. Aunque quizás hay que hilar más fino. En el tema consolas, lo que más me ha sorprendido de esta generación, es la iluminación. Ha pegado un gran salto. Ves Uncharted 3 y 4, y notas una enorme diferencia. Quizás en PC es más difícil notar progresos, puesto que hay muchos niveles de configuraciones de hardware que duran diferentes periodos de tiempo en cada usuario y esto se traduce en que cada uno ve el salto cuando tiene pasta para cambiar de ordenador, jajajajaja.

    Esto es un poco como el cine, los efectos cada vez nos sorprenden menos, porque ya se puede hacer cualquier cosa, pero siguen evolucionando. Simplemente, es cuestión de dejarse impresionar.

    • 9 marzo, 2017 at 20:50

      La verdad es que en los tiempos que corren se coronan menos hitos o hitos de menor “valor”, y en mi opinión, en el pasado no era así, te pongo por ejemplo los niños de la generación de los 80 (por ejemplo yo xd), teníamos una nintendo o una master system y cuando veíamos juegos de 16 bits cuando íbamos a la típica tienda de electrodomésticos o en la hobbyconsolas notabamos claramente las diferencias y las mejoras. Hoy en día se puede decir que “esta todo inventado ya”, pero en el pasado, no importaba que característica analizaras de un videojuego porque todo tenia un margen de evolución bestial, este RPG tiene unas opciones de personalización tremendas… guau puedo cambiar la armadura… bueno el año siguiente podías cambiar de armadura y de casco en el siguiente juego de la franquicia o de la competencia. A parte, hoy en día ya hemos visto mucho, al menos los gamers maduritos.

      Creo que el no romper tantos hitos hace que no te impresione tanto, porque la evolución no es tan notoria, es menos palpable, los primeros juegos de PS4 o XBoxOne eran los de PS3 y XBox360 con más resolución en las texturas… es más, hasta juegos como Witcher 3 (gigante!!!!) no hemos visto realmente un: “esto la generación anterior no podría haberlo hecho”. Otro ejemplo, DeusEx Mankind Divided en la generación anterior era posible rebajando los gráficos… jugablemente casi no ha evolucionado, cierto es que su formula sigue funcionando.

      Si que es cierto, hay que dejarse sorprender, sobre todo porque siempre, aun siendo sutiles, hay mejoras, pero cada vez, en mi opinión, cuesta más de llevarlas a cabo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *