Mi review de Dishonored 2 y Dishonored: La muerte del forastero

Dishonored fué en su momento un sleeper, nadie daba nada por el pero Arkane Studios nos sorprendió gratamente con una apuesta muy similar a la de Deus Ex pero ambientada en un mundo de fantasia que tomaba muchos elementos de la época de la revolución industrial y del Londres victoriano. En terminos de jugabilidad, quizás iba un paso por delante ofreciendo un sigilo con más libertad de movimientos pero en esencia teniamos las mismas pautas, varios caminos disponibles para llegar a un objetivo, distintos finales a razón de nuestros actos y la posibilidad de elegir como queriamos encarar la misión: en modo sigilo o siendo el destructor del universo, todo ello acompañado de un arbol de habilidades que desbloqueabamos con libertad según nuestra forma de afrontar las misiones.

Profundizando un poco más en lo que fué este juego, apareció en PS3, XBox360 y PC (Steam) en el año 2012, y narraba la historia de como Corbo Attano, consejero de la emperatriz de  Dunwall, después de volver de una misión cae en una trampa y es acusado por el asesinato de esta. Tras lograr escapar de lo que sería su condena con la ayuda de ciertos poderes oscuros se propone rescatar a Emily, hija de la emperatriz y heredera al trono, que fué secuestrada cuando su madre murió, además de recuperar su honor demostrando que él no fue el asesino.

Desde una perspectiva en primera persona recorreriamos a nuestro modo los distintos ambientes de la ciudad de Dunwall, ciudad donde tiene cabida el steampunk, la magia, los dioses, la política… y las ballenas. En cuanto a la magia, Corbo seria uno de los pocos que pueden acceder a ella, durante momentos determinados recibiamos mensajes de una suerte de dios, denominado “el forastero”, que observa (y manipula) todo lo que esta ocurriendo, el mismo, que desde el principio otorga dichos poderes para que Corbo pueda llevar a cabo su posible “venganza”.

Al final como es natural, tras algún que otro contratiempo, Corbo restaura su honor y a la nueva emperatriz de Dunwall… unos años después comienza Dishonored 2.

Concretamente han pasado 15 años, Emily Kaldwin ya no es esa niña de 10 años indefensa que pudimos ver en Dishonored, ahora, a sus 25 años gobierna lo más sabiamente que puede Dunwall siendo Corbo su más fiel asesor además de su maestro en las artes de lucha, asidua a realizar escapadas nocturnas para poner a prueba sus conocimientos. La historia comienza el día del aniversario de la muerte de su madre cuando un familiar cercano e inesperado vuelve a Dunwall para exigir su legítimo derecho al trono, de ese modo exiliada en su propio castillo decide enfretarse a este nuevo poder e iniciar un viaje a donde todo empezó, Karnaka.

En Dishonored 2 Arkane Studios sigue una regla más que repetida en esto de los videojuegos, si la formula es buena ¿para que cambiarla?

Una de sus (pocas) novedades respecto al anterior es que tendremos la opción de elegir a nuestro protagonista, Emily o bien Corvo, cada uno con sus propios poderes pero con identico modo historia, por lo tanto, si terminas la partida con Emily no tiene, en mi opinión, mucho sentido comenzarla con Corbo a no ser que sea para jugar de una manera totalmente contraria a la partida anterior, osea, si lo has hecho en sigilo pues ahorá a machacar a todo lo que veas. No obstante, voy a ir un poco más lejos y ser un poquito “hater”, a ver, ¿Corbo… por que?, es decir, Corbo tuvo su momento en Dishonored y es el maestro de Emily, ya está, Dishonored 2 no es la historia de Corbo, es la historia de como Emily vuelve a su trono… Corbo… sobras, lo siento tio pero es asi, ese pajarito tenia que aprender a volar.

El tamaño de los escenarios no es excesivamente grande, si bien tendremos libertad de movimiento, obviamente hasta donde las habilidades del personaje nos dejen, no se puede considerar un juego de mundo abierto. Además, es importante darse una vuelta, espiar a los enemigos o a cualquier NPC que merodee por los alrededores porque de sus conversaciones se pueden extraer nuevos caminos para llegar al objetivo final o incluso alternativas a este, ya que, en principio todas las misiones empiezan con un: “hay que matar a esta persona” pero siempre existe una alterntiva para que dicho personaje no muera. Además, en todo momento se puede elegir si matar a un enemigo o aturdirlo, en Dishonored 2 todas las buenas o malas acciones cuentan y dependiendo del número de bajas realizadas ciertos detalles del final pueden variar.

Por otro lado, seguimos contando con al anterior desarrollo del personaje mediante la obtención de nuevos esquemas para mejorar armas o accesorios, los talismanes o la mejora de los propios poderes que nos otorga el forastero, siendo decisión nuestra elegir cual queremos desbloquear ya que algunos tienen características mas orientadas al sigilo y otras mas a la acción. Hay que mencionar que en un momento dado tendremos la opción de rechazar los poderes del forastero y realizar las misiones de una manera más “humana”.

También destaca la mejora realizada en la IA, ahora los enemigos son más dificiles de engañar e inteligentes pareciendo tener una visión más aguda, además, acuden a ayudar cuando se declara el estado de alarma. Obviamente, siempre existen los “angulos muertos”… es un juego, no es pefecto.

Hablando del aspecto visual, el juego es una delicia como ya lo fué su anterior entrega apostando por tener una estética cercana a la de un comic, es por ello por el que los personajes muestran un aspecto caricaturesco con rostros muy marcados y extremidades desproporcionadas. Por otro lado, los escenarios parecen sacados de un cuadro de época destacando el uso de la luz, de hecho es un recurso que Arkane usa muy sabiamente creando gran variedad de ambientes, desde callejones tenebrosos con una farola intentando ilimunarlo hasta grandes espacios abiertos donde los rayos del sol destacan todos los elemenos. Por otro lado, las texturas no son especialmente nitidas pero cuando se intenta mostrar el aspecto visual que comentaba anteriormente tampoco es necesario, personalmente me recuerdan a las acuarelas.

Durante la aventura nos acompaña un sonido ambiental que pega muy bien con la situación que se está viviendo en el momento, musicalmente hablando, este tiene un estilo muy específico y reconocible. En cuando al doblaje, en perfecto español, solo puedo decir que tiene un gran nivel y las voces escogidas infunden mucha personalidad a los actores de esta epopeya. Algo que me gustaria destacar son las conversaciones que tienen los enemigos entre ellos o con ellos mismos, personalmente soy más jugador de sigilo que de acción y por lo tanto puedo permanecer mucho tiempo es un mismo punto esperando la oportunidad para moverme o atacar, ello me da la oportunidad de esucharlos hablar y debo decir que algunos comentarios son bastante graciosos.

Como todo juego de PC que se precie y no siendo especialmente un top de las proezas gráficas (¡¡¡ojo!!! tampoco lo necesita) existieron problemas de rendimiento en la versión de PC. Estos problemas se traducian en caidas de frames ilógicas en ciertas zonas del mapeado incluso aunque de media se estuviera jugando a 60 frames estables estos llegaban a bajar a 20 sin que aparecieran más elemenos en pantalla, se barajó la posibilidad de que Denuvo fuera el culpable pero tras unos cuantos parches el rendimiento general mejoró, aunque no del todo.

La muerte del forastero se puede considierar como un DLC aunque se pueda adquirir sin comprar Dishonored 2, este DLC por suerte conserva todo lo bueno sin cometer errores y además tiene una duración e historia aceptable, en mi caso 23 horas en modo dificil, si se consigue a unos 15 €. Recicla muchos escenarios, sonido, enemigos,… y aunque de forma enmascarada (y sin opción de evolucionar) algunas habilidades de los protagonistas pero aporta más información al universo de Dishonored lo cual para mi es un aliciente. Por un lado, se toma el control de Billie Lurk, la enigmática aliada de Emily en su aventura, y por otro, se conoce más a fondo al forastero.

La saga Dishonored respira carisma por todos sus costados, es uno de esos tesoros que la industria moderna de los videojuegos nos ha dejado. Con Dishonored 2 Arkane Studios cogió todo lo que hizo bien en su predecesor, lo mejoró y nos lo estampó en la cara para que lo disfrutaramos pero por estética, historia y jugabilidad ¿es para todos? yo creo que si, si se dejan de lado todos los prejuicios nos adentraremos en un universo muy interesante donde se brinda la oportunidad de realizar todas las misiones de la forma que más le guste al jugador, es decir, es un juego capaz de adaptarse al jugador y solo por eso todos los alagas son pocos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *