Downgrade

Downgrade es un termino que se utiliza para definir la rebaja de complejidad que un videojuego ha sufrido en algún apartado en relación a un momento anterior, siendo normalmente el apartado gráfico donde más se hace incapie aunque también es común hacer uso de esta palabra en apartados como la IA o la jugabilidad.

Realmente el downgrade existe, no es extraño que cuando se muestra por primera vez el teaser de un videojuego aparezcan elementos con niveles de calidad (o complejidad mejor dicho) que más tarde no se pueden apreciar en la versión final. Puede ser porque un proyecto sea muy ambicioso en las primeras etapas de desarrollo o porque simplemente lo que se muestra en estas etapas sea más una concepción de lo que se quiere lograr que de lo que se va a conseguir, pero sea por el motivo que sea, cuando el aficionado en este mundillo (o no tan aficionado) lo detecta los mensajes de odio en las distintas redes sociales o fueros pasan de 0 a 100 km/h en 0 coma.

De hecho, «buscar si existe downgrade» se ha convertido en un topic del mundo gaming con grandes adeptos y especialistas como si de una ciencia se tratará, personas o no tanto, al paso que vamos dentro de poco hasta entrenarán redes neuronales para tal fin, con grandes dotes y capacitación para encontrar esa pequeña mota de polvo que difiere de una presentación a otra. Existiendo además, inenumerables canales por los que hacer llegar todos los descubrimientos relacionados con este topic.

Ahora bien, ¿se trata por igual a todas las desarrolladoras cuando se habla de downgrade? ¿es justo martirizar una producción por haber sufrido downgrade? Definitivamente, no y no.

Quizás es mi percepción, o no querer ver que el downgrade es un «fallo» o «bug» más en el desarrollo de un videojuego, pero este topic es un arma más en el arsenal de los haters para hacer daño a ciertas compañías. Y digo ciertas, porque si para algunas realizar downgrade está permitido y justificado debido a la grandísima calidad del resultado final de sus producciones para otras es considerado como un pecado capital que lastrará la experiencia jugable hasta cotas que hacen impensable poder disfrutar de su obra con goce.

Me vienen a la cabeza recuerdos de mi niñez con mi magnifico Spectrum +2, rara vez las capturas que se mostraban en la parte de atrás de las caratulas pertenecían a la versión de este sino a la versión de Amstrad CPC en la mayoría de los casos. Esto era algo asumido, la calidad gráfica de Spectrum era mierda si se comparaba con el poderoso CPC pero mas adelante, cuando tuve un PC, un Amstrad PC 1512 de 512kb, debía de dar gracias a que por lo menos podía jugar aunque fuera conformándome con la versión CGA… ¿alguien ha visto capturas del modo CGA (o Hércules) en la contraportada de un juego de la época? Yo tampoco, pero mayor downgrade que ese no hay, lo puedo asegurar.

La comparación anterior me la llevo a la época actual, donde existe una batalla de egos entre el PC (master race) y las consolas. Si un juego de PC se catalogaría como la versión VGA de un juego añejo, la de consola sería la versión EGA (algunos dirían que la XBox One además seria CGA)… ¿bueno y que? no pasa nada, ya se sabe que las consolas tienen menos potencia que un PC común y no vamos a hacer un drama de ello. Pero tampoco es justo echar la culpa a las consolas de que los juegos de PC no sean mejores cuando jugablemente el límite no esta tanto en la tecnología sino en la creatividad y cuando nos llevamos este comentarío a lo técnico la mayoría tienen más opciones o elementos de pantalla que en la versión de consola ¿que problema hay?

Creo que existe una problemática mayor cuando se decide realizar un downgrade, y es: ¿es posible mover el concepto que busco con soltura? o ¿a partir de que hardware mi idea se puede realizar y ese hardware esta al alcance de los mortales? Al final, cuando solo unos elegidos pueden ejecutar la idea inicial toca bajar el listón de esta, pero no porque quizás las consolas no puedan ejecutarla, sino porque seguramente tampoco los PCs comunes puedan.

Como ejemplo me basaré en The Witcher 3 (el mejor juego del universo), este requería en su momento de salida para jugarlo en Ultra/1080p/60fps (sin contar con Hairworks) un i7 47XX y una Gtx 980, es decir, un ordenador de gama alta donde solo la tarjeta gráfica se podía ir fácilmente a los 500€ y ojo, en según que zonas un i5 46XX se ahogaba porque solo tiene 4 hilos por lo que si o si para jugarlo sin problemas hacia falta una CPU de 400 €. Este título sufrió downgrade, de hecho se comentó bastante conforme salían los distintos videos de desarrollo hasta la versión final, que si bajó la calidad de las llamas, que si la iluminación… hoy en día una gráfica de unos 150 € como es una RX 470 lo puede mover con cierta soltura en Ultra/1080p por lo que se puede considerar como un juego superado pero en su salida una gráfica de 150 € solo movía con soltura la pantalla del título… ¿era culpa de la consolas que el juego sufriera downgrade no? Fue un juego muy ambicioso pero se tuvieron que bajar un poco las cotas de calidad para que la mayoría de mortales pudiera disfrutar de el. Tampoco pasó nada, la calidad fue muy buena, tanto que ensombrecía el downgrade sufrido.

Ahora bien, vamos a hablar, menos, de Watch Dogs, el juego que define el downgrade por excelencia, un juego que de salida se convirtió en cota de calidad gráfica y con una jugabilidad aceptable aunque varios pasos por detrás en comparación a lo que Ubisoft quería llegar. Este título fue criticadisimo, pero cuando lo jugué teniendo un PC de gama alta con la GTX x80 del momento (la GTX 780) no conseguía mantener los 60 fps… entonces si ese juego hubiera salido como los desarrolladores querían ¿que ordenador hubiera hecho falta para moverlo?

En conclusión, no hay que ser tan exigente, o al menos exigir dentro de unos margenes razonables, tampoco hay que colgarle el san benito a las consolas de que los juegos en PC no avancen por su culpa, porque si lo hacen. Así que, a menos de un mes del E3 2019 debemos hacernos a la idea de que nos van a llover muchísimas capturas de juegos que están por venir pero no son el resultado final, debemos analizar lo que nos muestran y dejar que nuestro sentido común dictamine si lo que nos muestran es humo o no y no elevarnos el hype más de lo necesario, porque al final el problema es ese, tenemos demasiadas expectativas sobre lo que compramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *