«Assassin’s Creed: La saga de Layla» o como querer meter asesinos con calzador (Ojo!! Spoilers)

Después de que Ubisoft se la pegara, no en ventas pero si a nivel de crítica, con Unity y Syndicate prometió que los nuevos títulos de la saga tratarían de mejorar los puntos donde se fallaba y además se trataría de tener en cuenta al fan. Esto trajo novedades como un sistema de combate más pulido y actual o asimilar para si algunas mecánicas propias de los juegos de rol, pero también trajo de vuelta la posibilidad de poder manejar a un personaje en el presente como en su momento se podía hacer con Desmond. El nuevo personaje fue Layla y con ella se nos dio la posibilidad de explorar el mundo antes de la existencia de los asesinos o los templarios… bueno en honor a la verdad si nos topamos con alguno pero estos se podrían considerar como los cimientos de lo que terminarán siendo las dos facciones en guerra que todos conocemos.

Assassin’s Creed siempre ha sido un juego de ciencia ficción …

… pero existían algunas fronteras que no se podían traspasar ya que los viajes en el animus debían de recrear sucesos o momentos de gran importancia histórica y el esquema «los asesinos o los templarios propiciaron cierto acuerdo o cierto momento» tenia sus limites. Pero con esta última trilogía Ubisoft dio con la forma de poder dar cabida a los mitos de cada época sin adulterar relatos veraces con las fantasías propias de un juego de rol, la solución fue mas sencilla de lo que parece porque el propio lore del juego podía sostener mitología y realidad sin perder el hilo narrativo de la historia del mundo. Así pues el problema se solucionó utilizando la propia tecnología Isu para recrear purgatorios, paraísos … incluso el bestiario de narraciones literarias contemporáneas a la época explorada en el juego de marras, como por ejemplo la recreación del Valhalla del último título o el propio minotauro de Odissey.

Otro problema serio, que a mi entender solucionó fue la limitación temporal del primer asesino, si bien la primera entrega sucede en el siglo XII, se supone que la hermandad se define como tal cuando históricamente se crearon los Hassassins reales y eso sucede en torno al año 1000, creando el problema de no poder ir más atrás en el tiempo puesto que, históricamente, no se encontrarían más asesinos. Pero una vez el problema fue la solución, no existirían asesinos como tales pero si los cimientos de lo que podría ser la hermandad, una serie de personas que luchen por unos ideales parecidos sin la ambición de querer expandir su credo sino de hacer lo que deben en el lugar donde habitan, y así nacen los Ocultos.

Pero más allá de eso Odissey nos planteaba la historia de una guerrera que no tenia ningún credo en su mente, ni ninguna finalidad más que vengarse de quienes hicieron de su vida un infierno y que por el papel que le toca termina su vida no siendo más que una mera espectadora de las mil y una venidas de los Isus, Asesinos o Templarios. Pero la piedra ya fue tirada por Ubisoft, puede existir un juego donde no existan ni asesinos ni templarios y aun así formar parte de la trama principal.

Entonces Ubisoft ¿que necesidad hay de querer personificar la figura del templario o el asesino cuando argumentalmente no sirve para nada?

Y la prueba esta en AC: Valhalla porque en esta entrega los asesinos no pintan nada argumentalmente hablando, Basim podría haber sido un erudito de oriente que ha visto el poder de Sigur y justificando que busca ampliar su conocimiento del mundo haber ido a Noruega con él y la historia podría haber continuado sin inmutarse. Y de los templarios que nos vamos encontrado mejor no decir nada. De hecho a Eivor no lo importa si tiene que matar a un rey que no quiere gobernar bajo el mando de los nórdicos o a un integrante de la orden de los antiguos que mueve hilos en la oscuridad, lo único que lo guía es conquistar y pactar alianzas y a todo aquel que le molesta para conseguir tal fin lo elimina.

De hecho, el argumento de Valhalla es capaz de sostenerse por si mismo sin que hubiera aparecido ningún asesino o templario, tan solo con la historia de Eivor y Sigur en la campiña inglesa y la trama oculta de los Isu es más que suficiente para que todo funcione.

Creo que …

… hay que evolucionar, tanto los desarrolladores como nosotros los fans y no montar en cólera porque en alguna entrega no aparezca la hoja oculta o porque el protagonista no siga el credo a pies juntillas. Ahora mismo el propio limite temporal lo ponen los Isu y siempre habrá alguna ubicación en la historia donde los ocultos no llegaron o simplemente no se habían creado.

La trama argumental de Assassin’s Creed está más abierta que nunca.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.