Mi review de Final Fantasy VII Remake Intergrade PC

El Final Fantasy VII original de PSX es uno de los juegos de mi vida, tanto es así que me compré una PSX solo para poder jugarlo, es cierto que las secuelas posteriores como VIII o X me gustaron más argumentalmente pero la séptima entrega siempre ha tenido un halo especial desde que lo viera por primera vez en la review de Hobby Consolas (en el número 73) pero no fue hasta un año después cuando pude catarlo pero fue en la versión de PC en casa de un amigo del instituto (por cierto, la versión de PC salió mas o menos un año después a precio salida de consola lo mismo que ahora).

El acabado visual del original era muy resultón para la época, contaba con escenarios prerrenderizados con estética futurista, efectos de luces en farolas y demás, y recreaciones en 3D de los escenarios y los personajes para los combates; por otro lado, las melodías tenían una calidad asombrosa y se adaptaban perfectamente a lo que se mostraba en pantalla. La jugabilidad, para mi, era algo desconocido porque nunca había jugado a un juego de rol de combates por turnos pero no me costó hacerme a los mandos y lo disfruté muchísimo.

Aunque oficialmente la séptima entrega tiene un final cerrado han ido apareciendo entregas satélites, ya sea como el spinoff “Dirge of cerberus” en PS2, la precuela “Crisis Core” en PSP, la película “Advent Children” y un sin fin de participaciones de sus protagonistas en otros títulos de los cuales se puede destacar la saga “Kingdom Hearts”. Pero si los fans, sobre todo, han deseado algo, y más desde que a Sony se le ocurriera abrir un E3 con una PS3 renderizando la intro de FFVII, es un remake oficial de la entrega original de PSX, algo que tras algunos problemas por el camino ha terminado ocurriendo en PS4, PS5 y mas tarde en PC, que es la versión que voy a analizar.

El analisis

Voy a comenzar hablando de la jugabilidad porque creo que es uno de los aspectos más importantes del juego, desde mi forma de ver se nos plantea una mezcla entre juego de acción y combate por turnos muy bien medida, donde el ritmo de los combates puede llegar a ser frenético por momentos. En resumidas cuentas el personaje controlado puede moverse libremente por el área de combate lanzando ataques simples, bloqueando o esquivando impactos mediante el botón específico para dicha acción, por otro lado, mientras realiza ataques dispone de dos barras BTC que se van llenando, las cuales cuando al menos una de ellas se llena desbloquean un menú donde se puede elegir entre realizar una habilidad (que puede consumir una o dos barras BTC), usar un objeto, lanzar una magia o una invocación. Durante el combate solo es posible manejar de forma activa a un personaje que mediante el botón arriba o abajo se puede alternar entre los otros miembros del equipo pero en cualquier momento es posible acceder al menú de acciones especiales del resto con los botones LT o RT siempre y cuando estos dispongan de barras BTC cargadas, los personajes no controlados atacan de forma automática con ataques simples y van llenando también sus barras BTC.

En cuanto a la interacción con los enemigos estos pasan por varios estados durante una batalla antes de ser vencidos, cada uno dispone de dos barras, una para indicar la vida restante y otra para indicar el nivel de fatiga, en la mayoría de ocasiones los ataques hacia estos infligen poco daño a la barra de vida pero según el tipo de ataque puede aumentar en mayor o menor medida la barra de fatiga, la cual cuando llega llenarse deja al enemigo durante unos segundos en estado vulnerable momento en que los ataques le provocarán mas daño. Al final la estrategia del combate se basa en buscar los puntos débiles de los enemigos que provoquen que su barra de fatiga suba más rápidamente para ir con todo cuando entren en estado vulnerable; puntos débiles como atacar por la espalda, usar una magia en concreto, realizar un contrataque en cierto momento, etc, al comienzo del juego Cloud recibe la materia de “análisis” la cual ayuda mucho a recabar esa información. No debemos olvidar que como todo buen Final Fantasy en muchas ocasiones los enemigos están formados por varias partes independientes que deben ser destruidas antes de centrarnos en el enemigo en si mismo.

En cuanto a las armas, estas van recibiendo puntos de habilidad conforme se utilizan y con estos puntos vamos desbloqueando habilidades como +VIT, +DEFENSA, ranuras de materia, habilidades nuevas, etc. Como punto interesante los personajes también aprenden las habilidades de las armas utilizadas por lo que si un arma da la habilidad X el personaje acaba aprendiéndola para usarla sin necesidad de usar este arma, de modo que el juego incentiva al jugador para que este quiera usar y desarrollar todas las armas. Cambiando al tema de las materias, estas aumentan su nivel conforme se utilizan dando nuevos niveles de la magia o habilidad que proporcionan, estas, como en el original, se agregan a las armas y al equipo.

Hablando del argumento, este nos lleva desde el icónico momento de la llegada de Cloud y Barret a la estación del reactor Mako Nº8 hasta que abandonan Midgar, momento en el que el original de PSX nos daba la opción de explorar su mundo “abierto”. En líneas generales se mantiene fiel al original ampliando en algunos momentos el lore que ya conocíamos y tomándose alguna que otra licencia de la que no voy a hablar para no spoilear pero que me llevan a ver este Final Fantasy VII Remake más como Final Fantasy VII Reboot (¿Nomura cabrón? Nomura cabrón).

El juego se divide en 18 capítulos existiendo momentos en los que es posible movernos libremente por algunos entornos de Midgar y donde además se podrán realizar las típicas secundarias, que por cierto, son una basura y solo sirven para subir el nivel de los personajes y demás pero no aportan nada. Si la trama principal son algo menos de 40 horas las secundarias aportan 20 horas de morralla innecesaria en misiones de mata a tal monstruo o busca a tal persona, sin duda las misiones secundarias son una asignatura pendiente para Square-Enix, es decir, no es algo único de este juego solo.

En términos visuales el juego luce muy bien, los personajes principales y enemigos tienen un gran modelado con bastante detalle, los NPC no tanto pero no están mal y el diseño de los escenarios tiene un gran nivel artístico que disimula en muchos momentos (lamentablemente en otros no) las carencias de la plataforma principal para la que se ha programado, la PS4, pasando por texturas de muy baja resolución en algunos lugares o baja carga poligonal en otros. La gran mayoría de escenarios tienen versión nocturna y diurna, los efectos de iluminación de las farolillos, lámparas, neones, etc hacen que sin duda la versión nocturna resulte más impresionante.

Hablando del aspecto sonoro debo decir que la OST es increíble, la mayoría de temas están remezclados o rehechos con mucho gusto consiguiendo que no echemos de menos la OST original, al menos en mi opinión.

El port a PC…

En cuanto a la versión de PC luce exactamente igual que la versión de PS5, se podría decir que ha sido un port 1:1, no tiene demasiadas opciones de customización gráfica más allá de configurar la calidad de las texturas, las sombras o número de NPCs en pantalla. Utiliza de forma transparente al usuario un sistema de reescalado para mantener un framerate constante, en cuanto a requisitos son muy cercanos a la potencia de la consola dando como resultado que a 1080p es factible jugarlo en detalles alto con una GTX1060, tarjeta que ya tiene unos cuantos años, hay que recordar que PS4 Pro es mas o menos equivalente a este modelo. Existe un malestar de la comunidad hacia este juego porque en algunos momentos este sufre de micro parones en algunos momentos pero en mi experiencia esto no ha sido tal y como se “cuenta”, el juego solo tiene esos micro parones en ciertos escenarios y sucede con DX12 (con DX11 es mucho más leve) aunque ya hablé de este tema aqui con más detalle. Personalmente he tenido la suerte de disfrutar de este juego en 4K y 60 fps y la experiencia ha sido buenísima, la nitidez del 4K hace destacar todos los efectos de iluminación y la tarjeta en todo momento ha ido sobre el 50% de uso.

Conclusión

En conclusión, bajo mi opinión este título tiene claros y oscuros, por un lado en cuanto a aspectos jugables para mi significan una evolución del genero de los combates por turnos que quizás no sea del agrado de los más puristas pero creo que es adecuado para los tiempos actuales, pero por otro, tiene unas misiones secundarias muy olvidables que solo están ahí para alargar artificialmente la duración de la aventura. En cuanto al tema de si es un remake o un reboot me inclino mas por lo segundo y aunque debo decir que el tramo argumental que toca lo hace de manera muy fiel la forma en la que acaba me llena de incertidumbre de cara a las próximas entregas.

Recomendaría este juego tanto a jugadores del original, porque no van a echar en falta nada, como a jugadores nuevos que quieran zambullirse en el mundo de Cloud y cia porque la forma que propone es muy divertida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.