Mi opinión sobre la polémica de Nintendo y las web de roms

Durante estas últimas semanas ha ocurrido algo que clarisimamente más de un retrogamer debería de haber visto venir debido al resurgimiento de los juegos clásicos que en estos momentos se está viviendo, lo ocurrido ha sido que Nintendo ha comenzado a tomar acciones legales contra las web que distribuyen roms de sus sistemas. Pienso que lo que más revuelo ha causado no ha sido que Nintendo se haya puesto en pie de guerra contra dichas webs sino que lo haya hecho después de tanto tiempo de indiferencia.

Mi opinión la dejo para el final, pero antes me gustaría comentar algunos puntos que creo que se deberían de tener en cuenta antes de tomar una posición en esta polémica.

Una cosa está clara, la dueña del contenido de esas roms es Nintendo y eso es algo que no debemos olvidar nunca, no son abandonware, no, Nintendo nunca ha liberado (¿se puede decir así?) la licencia de sus roms. Por lo tanto si cuando considere deciden arremeter contra quien, sin su consentimiento, distribuyen ese contenido están en todo su derecho. Legalmente esto es lo que hay por mucho que nos duela a todos. Si, cuando te compras una Raspberry y la llenas de roms está robando a los dueños de esas licencias intelectuales y no hay más, llora, patalea en el suelo, no hay más, estás robando.

Tampoco hay que olvidar que las webs contra las que ha arremetido Nintendo estaban llenas de banners y demás, por lo que aunque no cobraran al usuario final si se estaban lucrando de la iteración de estos con el contenido de estas webs. Pueden decirme que ese dinero lo destinaban al mantenimiento e infraestructuras de estas… da igual, se estaba generando dinero a costa de licencias que no eran suyas y distribuían sin consentimiento de sus dueños.

Ahora bien, aun con todo esto anteriormente dicho… les daba igual, sabían que eso existía y lo consentían. El tema esta muy claro, Nintendo parece decidida a revivir todos sus clásicos, ya sea en su tienda virtual o con las ediciones mini de sus consolas, por lo tanto, antes no pero ahora si les molesta perder la venta de una NES Mini porque simplemente al mismo precio te compras una Raspberry Pi y la llenas de emuladores y roms, sus roms y máquinas en concreto.

Todo esto está muy bien, Nintendo como si hubiera sido Capcon o SNK o quien sea ha actuado con todo el derecho del mundo, pero ahora hablemos de porque Nintendo a día de hoy tiene la gran baza de poner vender una NES o Super NES Mini y que sea un exitazo más allá de vendérsela a todos sus fanboys.

La comunidad retro, si, la comunidad retro es la que ha hecho todo esto posible, los nostálgicos que aportaron su granito de arena, desde los coders que crearon los emuladores, los aficionados que se dedicaron a compartir las roms de sus cartuchos originales, los que se dedicaron a crear romsets, … y una largo etcétera de personas que sin verdaderamente ánimo de lucro participaron en que la expresión «Videojuego Clásico» a día de hoy no suene rarunamente y se haya expandido tanto.

¿Nadie se acuerda de ellos cuando defiende a Nintendo? si no fuera por esta comunidad a Nintendo nunca se le habría ocurrido reeditar sus consolas porque el videojuego clásico habría quedado relegado a algo del pasado. La comunidad retro ha puesto el videojuego clásico de moda.

Y ahora es cuando opino, la comunidad retro pone el videojuego clásico en el candelero, entonces el lobo que esperaba agazapado (Nintendo) decide que es el momento de comerse el fruto del trabajo altruista de esta gente y para asegurarse comerse todo el pastel ataca a las principales webs de distribución de roms para proteger sus propiedades intelectuales para evitar lo que todos sabemos, y es que el listo de turno no se pueda montar tan fácilmente sus «NES Mini Raspberry Pi Tunning Edition» y les quite ventas.

No, no estoy a favor de Nintendo, no al menos de como esta actuando, para mi esta no es la manera, entiendo que son sus licencias, pero son licencias que ha ninguneado durante mucho tiempo y que los nostálgicos las han mantenido en el candelero con todo su cariño y buen hacer.

Mi review de Console Wars (Blake J. Harris)

La generación de los 16 bits fué sin duda la más importante, fué la generación donde se sentaron muchas de las bases de la actual industria del videojuego pero también fue la generación que más discusiones ha podido generar en los foros de su época… lo que muy habitualmente venia siendo el patio del colégio. Pero más allá de las máquinas o de las campañas de marketing a las que podiamos acceder desde nuestra pequeña ventana de papel existió un grupo de personas que hicieron todo esto posible, la historía que narra este libro es su historia.

A modo de resumen el libro se centra en como Tom Kalinske, el que fuera CEO de SEGA of America desde 1990 a 1995, cogió las riendas de una inexistente SEGA en el mercado americano y formó al equipo de las personas que bajo su batuta se encargaria de lograr que la consola SEGA Genesis (aqui MegaDrive) llegará a posicionarse como la consola más vendida en territorio americano desbancando a Nintendo de su posición dominante.

A primera impresión puede parecer un producto pensando para nostálgicos que como yo vivimos esa época pero lo cierto es que también puede llamar la atención de cualquier fan de los videojuegos que quiera conocer cuales fueron los inicios de esta industria. De hecho, el autor antes de comenzar a escribir el libro recopiló un gran número de entrevistas con los protagonistas de esta historia. Algo a destacar es que muy fácil de leer ya que aunque por el tema que se trata podría parecer un libro de índole documental no es asi, los hechos se narran como si de una historia con distintos personajes interactuando entre si se tratara.

El libro que he leido ha sido la versión española editada por Héroes de papel, en cuanto a la traducción la verdad es que es bastante buena y en ningún momento he tenido la sensación de estar leyendo un texto copiado y pegado de un traductor, si que es cierto que de muy de vez en cuando aparece alguna falta de ortografia o alguna frase incompleta pero nada que haga hacer perder el hilo de lo que se está leyendo, además es una primera edición y entiendo que dentro de lo que cabe es hasta normal y seguramente en las siguientes revisiones se habrá corregido.

Portada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por otro lado y entrando en temás más bien «técnicos», es un libro de tapa dura, 574 páginas (5 capítulos) y tiene un tamaño de 22.7×16 cm, la presentación es buena a la vista y el diseño de la portada, donde predomina el rojo y el azul, me parece más elegante que la del original. Es el primer libro que compro de esta editora y viendo su catálogo creo que no va a ser el último.

En definitiva leer este libro me ha encantado, cuenta anecdotas, cuenta como se forjaron alianzas, explica como se esculpió el caracter «macarra» de SEGA en contraposición a la actitud paciente de Nintento y sobre todo nos deja conocer a un hombre (T. K.) que vió en los videojuegos el futuro de la industria del ocio.