Mi review de Megadrive Mini y recuerdos de Megadrive

En mi anterior post comencé una categoria nueva a la cual me gustaria seguir dando continuación dedicada a mis recuerdos sobre plataformas del pasado, si lo has leido verás que la idea es tratar de sacar a relucir como me hacia sentir, por eso son recuerdos y no reviews. En el caso de este post quiero aprovechar la review de la Megadrive Mini para agregar algunos recuerdos de la megadrive original mientras comento las bondades de la nueva consola de SEGA y matar dos pajaros de un tiro.

Cierto es que esta review llega dos o tres meses tarde ya que la consola salió a la venta en octubre en nuestro país, de hecho, yo adquirí la consola en esa fecha pero queria que la sensación al abrir la caja fuera parecida a la que tuve con la consola original y esta me la regaló mi padre en Navidad y por ese motivo he esperado con la consola metida en el embalaje de la empresa de transporte hasta el 24 de diciembre que la envolví en el papel de regalo y la puse a los pies del arbol de Navidad. Debo decir que sacar la consola de la caja con mi hija y echarnos unas partidas a los juegos de Mickey Mouse ha sido una experiencia bastante bonita.

El embalaje y el unboxing

40 juegazos en un espacio muy chiquitito y aprovechado… solo hay que ver la caja por dentro

El embalaje de esta mini, muy parecido al embalaje original tal y como manda el canon de las consolas mini, muestra a Sonic, la consola, los dos mandos, el logotipo de SEGA MegaDrive molón y cromado de siempre, el logo de los 16-Bit y algunos logotipos más sobre el fondo de cuadricula que caracterizaba los embalajes de los distintos productos de MegaDrive. Por otro lado la parte trasera se dedica practicamente en exclusiva a mostrar el listado de los 40 juegos que incluye la consola en su interior.

Si se quiere disfrutar de los juegos de lucha que incluye el mando de 6 botones es más que una compra justificada

El interior de la caja aberga la consola mini (dentro de una caja para protegerla), dos mandos, el cable de alimentación microusb, un cable HDMI y el manual de instrucciones (más bien primeros pasos).

Pero claro, mi MegaDrive no fué la MegaDrive clásica sino la MegaDrive 2, en concreto la que venia con el pack del juego de la película de los Power Rangers y la caja era bastante grande donde existia espacio de sobra para la consola, 1 mando, el cable RF de conexión a la TV, el transformador de corriente, el manual y obviamente el juego con su carátula original.

Los jueguicos

La consola cuenta con 40 juegos precargados entre los cuales hay joyitas como Sonic 2, Street Fighter 2′ Special Champion Edition, Street of Rage 2, Comix Zone, … la verdad es que estoy de acuerdo con la elección de todos los juegos menos de Virtua Fighter, juego de la última hornada que en vez de hacer uso del chip SVP que tan buen resultado dio en Virtua Racing decidieron realizarlo con unas pseudo3D cutres quedando en un juego lento con un control muy impreciso.

40 juegos es una cantidad más que a tener en cuenta, de hecho, es la consola mini con más videojuegos precargados (el dobe que Super Nes Classic Mini) pero en mi opinión todas las consolas mini, sin excepción, la cagan en no incorporar una tienda con la que poder completar la colección. Por ejemplo en mi caso de los juegos precargados, SF2, Story of Thor, Ecco The Dolfin, Sonic estaban en mi colección orginal, otros como Eternal Champions me gustaria haber podido tener. Sea como sea, nunca llueve a gusto de todos y si estás consolas dieran la opción de completar la colección para asemejarse lo máximo posible a la colección que en su momento tuvimos o quisimos tener, en mi opinión serian un producto más redondo y se evitarian los hackeos.

Por supuesto el título Ecco 2: The tides of Time no podría faltar en la colección, menospreciado por muchos pero muy querido por mi, es uno de los juegos que más me marcarón de MegaDrive, traducido al español y con una historia y situaciones muy curiosas.

Otro que no podría faltar sería Dragon Ball Z: Bu yuu retsuden, un juego que en mi opinión estuvo a la par en muchos aspectos a las versiones de Super Nintendo y con un modo historia muy curioso, puedes encontrar un analisis en este post.

Otros que tuve en mi colección y que obviamente añadiria son Mortal Kombat III o Virtua Racing.

Cuantos momentos de disfrute me dieron…

La consola

El diseño de la MegaDrive, desde la primera vez que la vi en directo que fué en casa de un vecino en su fiesta de cumpleaños, siempre me pareció emanar potencia y el macarrismo típico de principios de los 90 que tanto definia a SEGA. En contraposición, su hermana, MegaDrive II me pareció refinada y elegante.

Esta consola mini ha sido diseñada y elaborada con amor al producto original y eso es algo que se puede apreciar cuando se compara con su hermana mayor.

Belliiiiiiisima!!!!

Desde el pad hasta los detalles más ínfimos como los huecos para el anclaje del MegaCD, todo está ahí aunque en la mayoria de los casos son detalles ciegos como el conector minijack de los cascos o el mismo control de volumen que aunque se pueda mover no hace nada, pero como digo denota mucho cariño por el resultado final el hecho de que estén ahí.

El tacto del pad también muy bueno y cercano al original y el hecho de que utilicen la interfaz USB lo hace aprovechable para usarse en un ordenador con cualquier emulador y asi hacer más cercana la experiencia.

Sensaciones

Aqui vamos a ir por partes, por una lado las sensaciones que me evocaba la consola original y por otro lado lo que siento al ponerme a los mandos de su versión mini.

Si intento transportarme a principios de los 90 en mi cabeza estaba la idea de que aunque SuperNintendo era mejor consola la MegaDrive optimizaba (mi yo de esa época no usaria esa palabra precisamente pero bueno…) mejor sus recursos y ofreciendo resultados muy parejos a la blanca de Nintendo.

A saber, SuperNintendo tenia una paleta de 32768 colores de los que podía mostrar 256 en pantalla mientras MegaDrive de una paleta de 512 solo podia mostrar 64, pero eso era la punta del iceberg, la consola de Nintendo sobre el papel podia mover sprites más grandes, tenia más memoria RAM, mejor chip de sonido, y un largo etcetera, mientras que la única arma de MegaDrive contra todas estas virtudes de su rival era una función por hardware a medias inventada por el departamento de marketing con el nombre de Blast Processing (el cual su nombre técnico tampoco era ese).

Y es que una de las grandes virtudes de la MegaDrive era el departamento de marketing que tenia detrás, a mi me la vendieron con los VHS «La ley del más fuerte» y «Atención: Mezcla explosiva»… y por supuesto con la incorporación al catálogo del juego Street Fighter II’ S.C.E. con sus 24 MEGAS. Pero volviendo a los videos, perdí la cuenta de las veces que me los puse y «flipaba» con esos gráficos y el tamaño de los personajes (a veces con zoom de los gameplays para exagerar más el tamaño), al lado de eso mi NES quedaba totalmente anticuada y yo resignado a jugar con ella hasta que pudiera permitirme el cambio.

24 Megas… sobra decir nada mas

Y siguiendo hablando de marketing pero esta vez en el presente, SEGA lo ha hecho muy bien con esta consola, no tuvo prisa en presentarla esperando pacientemente una buena ventana de lanzamiento, supo rectificar cuando la comunidad se quejó porque fuera AT Games si fabricante original decidiendo encargarse desde un departamente interno directamente. Y por último, presentó los juegos a cuentagotas para generar hype.

Y lo cierto es que la consola es una cucada, desde el cariño puesto en los detalles más mínimos hasta como han implementado los menús, como han sabido ver fallos en las minis de la competencia solventadolos en la suya como por ejemplo la inclusión de varias ROMs de cada título por región, la opción de bloquear savestates para no borrar alguno accidentalmente, …o la opción de acceder al menu del juego cargado con el botón mode del pad de 6 botones sin tener que pasar pulsar el botón reset.

El análisis

Como ya he comentado antes la consola está muy trabajada en todos los aspectos, desde el exterior hasta el interior, por unos 70 € tenemos la consola con 2 mandos y con 40 juegos en su interior que si bien no serán del agrado de todos si lo será la gran mayoria y además definen muy bien a la máquina y a la compañia en los 90.

Si el exterior se ha modelado con cariño el interior le anda a la zaga

La interfaz busca ser práctica, nos da varias opciones para organizar la colección (por genero, de la A a la Z, …) y además nos permite mostrar las carátulas o los lomos de estas. Durante la estancia en estos menus suenan las melodías más icónicas de los juegos incluidos y los efectos de los botones son los mismos que los de los juegos… una frikeria muy de mi agrado.

Por otro lado tiene casi todas las opciones de las otras minis del mercado, varios tipos de visulización (4:3 o pantalla completa), fondos, filtro CRT, … respecto al filtro CRT debo decir que no me ha gustado demasiado, me parece mucho menos trabajado que el que tiene Nes Classic por ejemplo donde si nos fijamos bien se nota incluso como la pantalla parpadea, en el caso de la MegaDrive Mini han metido el scanline y punto, definitivamente, no me gusta nada.

La emulación me parece correcta, no he visto los artefactos que muchos «gurus» de la emulación son capaces de ver. Eso si, de vez en cuando existen ralencitzaciones pero no sabria decir si forma parte de los juegos originales o es el propio hardware de la máquina que hace aguas, por ejemplo, en Castelvania cuando aparecen muchos enemigos en pantalla o en el propio SFII en algunas partes del combate… aunque en este última tengo recuerdos de que ocurria lo mismo en el juego original… incluso en el arcade.

Conclusión

Estamos ante la última recreación mini que ha llegado al mercado, buen acabado, buena selección videojueguil, incluye dos mandos para disfrutar de vicios a dos jugadores,… hay poco que decir en comparación con el resto de minis ya que a grandes rasgos suelen ofrecer los mismo, simplemente que SEGA ha leido la situación actual muy bien y ha colocado su producto, en mi opinión, por encima del resto. Ahora bién, no se en cuanto andarán las cifras de ventas pero quizas a estas alturas el público este un poco cansado de estos productos y quede relegado solo a nostálgicos y coleccionistas.

Eso si, esto es como todo, ¿a quien le recomiendo la compra? pues obviamente a alguien que disfrute de los videojuegos y tenga especial cariño a la época de los 16 bit. Hay que tener en cuenta que aunque lo retro este de moda a una persona que no ha vivido esa época quizas le parezcan algo duros los juegos que incluye acostumbrado a las proezas técnicas de los últimos años.

Llegados a este punto la consola me parece un producto redondo, tiene buenos títulos para poder disfrutar de ella y volver a los viejos tiempos y por otro lado la han plasmado perfectamente en el tamaño mini y para tenerla de exposición junto al resto de minis en una vitrina.

Que espero del E3 2019

Estamos a menos de un mes del comienzo de la, hasta el momento, más importante feria del ocio electrónico y como siempre dentro de mi comienza a hacer acto de presencia un cosquilleo en forma de esperanza sobre lo que esta nos puede deparar.

He elaborado una pequeña lista, basada simplemente en mis deseos, y es que si de algo se impregna el panorama gamer en estas fechas es de eso, de lo que muchos quisiéramos ver presentado más allá de filtraciones o rumorologia.

Para comenzar, el juego que más espero y más porque, quizás yo no entendí el final, pero la saga Legacy of Kain quedó con algún flanco abierto a la espera de que Kain, una vez conseguida la ayuda de la espada Soul Reaver aka «Raziel ha aceptado su destino» cumpla de una vez por todas con su destino para salvar la corrupción de los pilares de Nosgoth y de la amenaza Hylden. Hace unos años se filtraron imagenes de un proyecto cancelado y más tarde se publicó un MMO que pasó sin pena ni gloria, de momento, nada a la altura de lo que lo que merece la saga.

Otro título que si bien no sería una sorpresa porque casi todos los años tenemos una nueva entrega, es Assassin’s Creed, pero yo no espero un A.C. cualquiera, tengo esperanzas en dos en concreto de los cuales se que uno de ellos tarde o temprano lo veremos… el otro quizás en mis sueños. El que seguro veremos es un A.C. basado en la segunda guerra mundial… sería épico si la trama acompañara al contexto histórico, el otro, siguiendo con la estela de estos A.C.s clásicos que se han desarrollado sería basado en la era sumeria. Poder ver a los Isus encarnando ser dioses Anunakis podría ser muy muy top.

Hablando de deseos imposibles… un remake de Terranigma, si existe Secret of Mana Remake, si van a hacer lo propio con el primer Zelda de Game Boy… oh my God i want to belive!!!! Terranigma era, salvando las distancias, un RPG de mundo abierto donde se debía guiar el destino de humanidad a fuerza de tomar decisiones y creo que el perfeccionamiento actual de los juegos de mundo abierto le vendría que ni pintado.

Otro que compraría solo por la nostalgia (y si el genero acompaña) seria un juego basado en la franquicia terminator, franquicia que si bien no me equivoco no ha tenido un título digno desde la era de los 16 bits y teniendo en cuenta el lanzamiento de la nueva película puede ser un deseo con probabilidades de que se produzca.

Red Dead Redemption 2 en PC… y ya está.

Un bombazo de Sega, el reborn de una saga como Golden Axe con una jugabilidad adaptada a los tiempos actuales podría confirmar la buena salud de la compañía. Por otro lado, el anuncio de los 10 últimos juegos de Megadrive Mini acompañados del anuncio de algún tipo de dock para ejecutar cartuchos originales o la posibilidad de conectar la consola a una tienda virtual para adquirir más roms.

Esta es mi pequeña lista de predicciones/deseos para el E3, obviamente, la gran mayoría no se van a cumplir pero de ilusión videojueguil se vive y con la misma disfrutaré como todos los años como un enano de las conferencias… aunque Aisha Tyler no presente la gala de Ubisoft.

Mi review de Console Wars (Blake J. Harris)

La generación de los 16 bits fué sin duda la más importante, fué la generación donde se sentaron muchas de las bases de la actual industria del videojuego pero también fue la generación que más discusiones ha podido generar en los foros de su época… lo que muy habitualmente venia siendo el patio del colégio. Pero más allá de las máquinas o de las campañas de marketing a las que podiamos acceder desde nuestra pequeña ventana de papel existió un grupo de personas que hicieron todo esto posible, la historía que narra este libro es su historia.

A modo de resumen el libro se centra en como Tom Kalinske, el que fuera CEO de SEGA of America desde 1990 a 1995, cogió las riendas de una inexistente SEGA en el mercado americano y formó al equipo de las personas que bajo su batuta se encargaria de lograr que la consola SEGA Genesis (aqui MegaDrive) llegará a posicionarse como la consola más vendida en territorio americano desbancando a Nintendo de su posición dominante.

A primera impresión puede parecer un producto pensando para nostálgicos que como yo vivimos esa época pero lo cierto es que también puede llamar la atención de cualquier fan de los videojuegos que quiera conocer cuales fueron los inicios de esta industria. De hecho, el autor antes de comenzar a escribir el libro recopiló un gran número de entrevistas con los protagonistas de esta historia. Algo a destacar es que muy fácil de leer ya que aunque por el tema que se trata podría parecer un libro de índole documental no es asi, los hechos se narran como si de una historia con distintos personajes interactuando entre si se tratara.

El libro que he leido ha sido la versión española editada por Héroes de papel, en cuanto a la traducción la verdad es que es bastante buena y en ningún momento he tenido la sensación de estar leyendo un texto copiado y pegado de un traductor, si que es cierto que de muy de vez en cuando aparece alguna falta de ortografia o alguna frase incompleta pero nada que haga hacer perder el hilo de lo que se está leyendo, además es una primera edición y entiendo que dentro de lo que cabe es hasta normal y seguramente en las siguientes revisiones se habrá corregido.

Portada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por otro lado y entrando en temás más bien «técnicos», es un libro de tapa dura, 574 páginas (5 capítulos) y tiene un tamaño de 22.7×16 cm, la presentación es buena a la vista y el diseño de la portada, donde predomina el rojo y el azul, me parece más elegante que la del original. Es el primer libro que compro de esta editora y viendo su catálogo creo que no va a ser el último.

En definitiva leer este libro me ha encantado, cuenta anecdotas, cuenta como se forjaron alianzas, explica como se esculpió el caracter «macarra» de SEGA en contraposición a la actitud paciente de Nintento y sobre todo nos deja conocer a un hombre (T. K.) que vió en los videojuegos el futuro de la industria del ocio.

Mi review de Dragon Ball Z: Bu Yuu Retsuden (MegaDrive)

En la guerra de los 16 bits tener ciertos títulos en el catálogo podía hacer que un usuario se decantara por una consola u otra, tal era el caso de los videojuegos basados en la licencia de Dragon Ball. Por una lado Nintendo en asociación con Bandai supo darle a su máquina un gran abanico de títulos los cuales se resumían en el genero 1vs1 y RPG,  y ,en el lado opuesto, Sega parecía dormida o más preocupada en dotar a su máquina de juegos arcade. Pero en el año 1994 Sega dio el campanazo y lanzó, para alegría de muchos, lo que  acabaría siendo el primer y único titulo de la serie en MegaDrive.

Dragon Ball Z_005

 

Continue reading «Mi review de Dragon Ball Z: Bu Yuu Retsuden (MegaDrive)»