Mis protagonistas de videojuegos favoritos

Llevo con un mando en las manos desde los 7 años y estas mismas han ayudado a muchos heroes a llegar a conseguir sus objetivos decenas de veces. Es imposible en la mayoria de veces no llegar a sentir ningún tipo de empeatia sobre el personaje que encarnas de manera virtual, y este es una pequeña lista de aquellos que han quedado guardados en mi corazoncito gamer.

Ark, es el primer personaje con el que de verdad empaticé, el niño que debe guiar el crecimiento del mundo y madurar con el. Un niño que tras cientos de vivencias a sus espaldas, tras presenciar como el mundo que ayuda a reconstruir comienza a pudrirse, tras luchar con todas sus fuerzas para  impedirlo y conseguirlo finalmente, solo pide un deseo, no ser más el héroe del que todos dependen para volar libre como una pájaro y volver a su casa.

Podemos encontrar a este bravo guerrero en el juego Terranigma lanzado para Super Nintendo en el año 1996.

Ecco, el delfín que se fundió con las mareas del tiempo, es sin duda uno de mis personajes más queridos dentro del mundo de los videojuegos. Muchos menosprecian ese «juego estúpido de delfines» pero lo cierto es que te zambulle (nunca mejor dicho) en una historia muy curiosa donde sin armas y a base de resolver enigmas debes abrirte paso entre niveles acuáticos, y no tanto, para exterminar a una raza alienígena que quiere conquistar el planeta.

Ecco The Dolphin hizo su aparición por primera vez en 1992 en la consola SEGA Megadrive en el titulo con su mismo nombre.

Lara Croft, la del juego original, la que acompañé en soledad por decenas de catacumbas en busca de las piezas del Scion, una aventurera a lo Indiana Jones y que nada tiene que envidiarle. Me llevó de la mano para visitar mis primeros escenarios en 3D con mi querida, aunque mal vendida (cachis!!) SEGA Saturn y aunque el resto de entregas no me terminaron de convencer hasta la llegada del reborn de Crystal Dynamics a excepción de Anniversary (¿por que será?) siempre he tenido especial cariño a esta heroína.

Por curioso que parezca, su primera aparición la hizo en el titulo Tomb Raider en la consola SEGA Saturn, consola en la que no se le veria nunca más el pelo.

Ezio Auditore da Firence, el adolescente despreocupado destinado a convertirse en un hombre para hacer renacer la orden de los Assassins, el elegido para ser el puente entre los que estuvieron antes y los hombres. Es sin duda uno de los más queridos personajes de la franquicia Assassin’s Creed, copiado y blasfemado a partes iguales por Ubisoft para conseguir carismáticos protagonistas para las secuelas de este juego pero que aun asi los aficionados a estas no olvidamos.

La historia de este borderline del renacimiento pudimos disfrutarla en el año 2009 en el titulo Assassins Creed II que aparició para XBox 360, PS3 y PC. Un año más tarde volveria en el titulo AC: Brotherhood donde al finalizar la aventura comenta a Leanardo DaVinci que debe plantar un arbol… WTF!!!!!

Geral de Rivia, el carnicero de Blaviken, el Lobo Blanco, aquel que teniendo delante su destino huye de el porque en el fondo tiene miedo de no poner defender a lo que considera su familia. No es un héroe al uso, más bien no toma parte en ninguna contienda a no ser que él o los suyos se puedan ver perjudicados por el resultado pero siempre cuidando que se produzca el mal menor, de hecho siempre sus acciones van dictadas por perseguir el resultado menos nefasto para todos, lo que en un mundo tan corrupto como en el suyo es algo de alabar.

Geralt de Rivia siempre en busca del mal menor tanto en los libros de la saga Geralt De Rivia de Andrzej Sapkowski como en los videojuegos The Witcher lanzados por CD Projekt Red a partir del año 2007.

Tomb Raider 2018

Hoy 16 de marzo de 2018 hemos podido vivir el estreno de la nueva película basada en Tomb Raider, más concretamente, en el reborn videojueguil del 2013 y como este, se define como un reborn cinematográfico tambien de las dos películas anteriores, bastante olvidables en mi opinión, protagonizadas por Maléfica digo por Angelina Jolie. Como ya lo hizo el juego esta nueva entrega hace borrón y cuenta nueva, y crea una nueva base sobre la que basar el futuro cinematográfico de la saga.

En un primer momento se nos da a conocer a una Lara que todavía no sabe que es eso de la arqueología y mucho menos conocedora de sus facultades aventureras, conoceremos pués el mótivo que la empuja a viajar a la isla de Yamatai donde se encontrará con algún viejo conocido pero con un transcurso de los acontecimientos algo distinto a lo que la historia del videojuego narra. No hay que olvidar que el tiempo medio de una película es de unos 120 minutos y encapsular la introducción de los personajes y la história misma que se quiere contar es bastante complicado y más teniendo en cuenta que el videojuego en cuestión puede llevarte en terminarlo unas 15 horás facilmente, y ese es uno de los principales problemas, por esa falta de tiempo no se aprovecha lo que la isla de Yamatai argumentalmente puede ofrecer a la historia y simplemente se utiliza como un escenario donde suceden las escenas de acción.

Pero tampoco debemos crear un drama por lo dicho anteriormente, esta es una película palomitera y como tal cumple, con escenas de acción a mansalva, eso si, abusando bastante del tiempo bala. El tiempo bala es un recurso que me gusta bastante pero cuando cada 10 minutos hay un parón me llega a cansar y más cuando viene acompañado de una banda sonora que intenta ensalzar a Lara como una heroina dramática.

Y hablando de la banda sonora, en mi opinión no le hace ningún favor a la experiencia, Tomb Raider es una película de aventuras que como tal cumple y divierte pero Lara no es un personaje oscuro como para que cada acción que realice la tengan que enfatizar como un momento dramático… además tan solo tenian que mirar las melodias de los juegos Tomb Raider (2013) y Rise of Tomb Raider para saber por donde encaminarse o pagar los royalties de esos mismos temas y punto.

La interpretación de Alicia Vikander tampoco está mal, si veo a la Lara del juego y la veo a ella, me la creo, la nueva Lara no es esa mezcla de Batman y Robin con gadgets para cada ocasión que fué en el pasado, es una milenial que seguramente llevará un iMac en la mocila y escuchará musica trance mientras viaja en metro con la cabeza cubierta por una capucha, y si, Alicia Vikander parece eso.

Ahora bien, siempre que veo una película de aventuras de indole arquelógico no puedo envitar compararlas con mi mitificado Indiana Jones, en este caso, no tenemos nazis pero tenemos a una sociedad secreta que como sabemos le dará más de un disgusto a Lara en el futuro, la nueva Lara no lleva botas, pantalones chinos caidos, camisa (metida por dentro), una chaqueta y un sombrero, osea no va hecha una facha, tampoco usa un látigo sino un arco, pero el viejales que hay en mi sigue pensando que el mejor exponente de película de aventuras es Indiana Jones, puede ser por la personalidad que infunde Harrison Ford al personaje, por el carisma de sus enemigos, por la banda sonora o por esa mezcla de comedia y acción que tan bien se supo combinar en Indiana Jones, pero en terminos generales me parecen películas más redondas.

Llegados a este punto y a modo de conclusión debo decir que recomiendo ver la película, sin inventar nada, sin ofrecer nada que no se haya visto antes mantiene al espectador en la butaca disfrutando, pero lo que es más importante para mi es que, aunque tenga algún que otro fallo, ha trasladado al personaje de Lara a la gran pantalla con bastante acierto y han preparado el material que necesitan para que en la siguiente entrega puedan ir directos al grano, ahorrarse las presentaciones y poder dedicar todo el tiempo del metraje en ofrecernos alguna nueva historia que aumente el lore de Tomb Raider.